Blog

Ritmos circadianos, ¿Qué son?

Seguro que alguna vez has oído hablar de ellos, pero… ¿sabes exactamente qué papel tienen?

Los ritmos circadianos son como relojes internos que regulan cambios fisiológicos y de conducta en nuestro organismo. Las señales se producen en el hipotálamo, un área pequeña en el centro del cerebro que tiene diversas funciones, algunas de ellas son la secreción de hormonas, la regulación del apetito, de la temperatura y de los ciclos vigilia-sueño.

Hay varios factores internos y externos que contribuyen al correcto funcionamiento de estos ritmos circadianos pero el más destacable, sin duda, es la luz. Tan simple como que por esta razón estamos despiertos por el día y dormimos por la noche, esto se basa en la cantidad de luz que recibe nuestro cerebro. Cuando hay luz (y a más intensidad y brillante) las glándulas suprarrenales, producen la hormona cortisol para estar activos y despiertos. A la inversa, cuando hay poca luz o ninguna, nuestra glándula pineal empieza a fabricar melatonina, una hormona de vital importancia que nos induce al sueño, por ello no se recomienda exposiciones a aparatos electrónicos o fuentes de luz antes de acostarnos y así evitar que puedan alterar estas hormonas en nuestros patrones del sueño. También son alterados cuando tenemos trabajos nocturnos, en los cambios estacionales o el famoso “jet lag”. De hecho, en los viajes más largos que hacemos nuestro cuerpo puede tardar en adaptarse hasta un día por cada zona horaria o meridiano que atraviese, dependiendo de la persona.

Como curiosidad, la melatonina además de inducirnos en una buena calidad del sueño, es un antioxidante muy potente para combatir los nocivos radicales libres y retrasar el envejecimiento celular o estrés oxidativo que aparece con más intensidad a partir de la mediana edad.

En resumen, el desajuste de estos ritmos circadianos puede dar lugar a problemas metabólicos, como la obesidad, la diabetes o el insomnio, por ello la importancia de mantener una disciplina en nuestros hábitos horarios, tanto en la alimentación como en la rutina sueño para respetar los ritmos naturales y biológicos de nuestro metabolismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *